El viento se levanta – Lenta despedida

El viento se levanta 1

El viento se levanta constituye la última obra fílmica de Hayao Miyazaki, mítico productor, ilustrador, guionista, director y cofundador del Estudio Ghibli. Las expectativas eran altas, considerando la calidad excepcional de sus anteriores películas.

El viento se levanta 2

THE WIND RISES

No podemos negar que la gran mayoría de los aspectos técnico-artísticos se mantienen a gran altura: los diseños confieren una cálida humanidad a los personajes y la animación es sobresaliente, poniendo en pantalla de manera dinámica e impactante diversos acontecimientos históricos (especialmente reseñable, el terremoto de Kanto). La banda sonora, a cargo de Joe Hisaishi, es brillante.

El viento se levanta 5

El viento se levanta 11

yoko_out

Ahora bien, el guión adolece de un gusto por el detalle y las historias secundarias que hace en exceso farragoso el desarrollo de la película; máxime cuando la inclusión de los sueños del protagonista puede considerarse discutible en el conjunto, y lo es muy especialmente la historia de amor, que no entronca bien con el resto del relato; es a ratos fría y anecdótica, en otras ocasiones deslavazada e incluso pueril.

El viento se levanta 3

El viento se levanta 7

El viento se levanta 4

A causa de ello, y a pesar de encontrarse Miyazaki en labores de producción, escritura y dirección, no consigue transmitir interés por la vida y logros de este ingeniero de aviación. Muchos aspectos narrativos no funcionan, no están bien incluídos en la trama o bien la ralentizan. Ni siquiera el obvio talento y los ocasionales fogonazos de genio otorgan suficiente vitalidad a la cinta.

El viento se levanta 13

El viento se levanta 14

El viento se levanta 15

Obra contemplativa, de ritmo pausado, guión detallista y excelente banda sonora, no creemos que esta película sea de las mejores del estudio, y ha supuesto una decepción para nosotras.

2stars

Anuncios

Frances Ha – El autoengaño como forma de afrontamiento

Frances Ha póster

Podemos calificar esta película de retrato generacional, o bien centrarnos simplemente en el personaje principal que es Frances, esa mujer adulta que no ha abandonado la infancia y está enterrada viva en un eterno positivismo que roza el delirio.

Frances Ha

En el primer punto, tenemos a protagonistas que pretenden ser reflejos aproximados de personas que podemos conocer; están circunscritos a momentos sociales y culturales claramente acotados en el tiempo, con referencias que tienen sentido en el presente y estarán obsoletas muy pronto.

Frances Ha 11

En el segundo punto, Great Gerwig saca adelante con soltura un personaje perdido, de objetivos confusos y totalmente abrumado por las expectativas sociales que se depositan sobre ella; fácilmente extrapolable. Rodeada de un elenco convincente en sus caracterizaciones, sus bien relatados dramas cotidianos se acompañan de una música que aporta un acertado cariz cómico. Así se alivia el impacto de esas revelaciones dolorosas que llegan paulatinamente; donde es mucho más sencillo y menos doloroso aferrarse a lo que se tiene que caminar hacia delante y desprenderse de lo ya conocido.

Frances Ha 7

Surgen muchas dudas a raíz del relato. ¿Hasta cuándo podemos pensar que las cosas van a cambiar e, incluso, mejorar? ¿Son realistas las metas que nos hemos propuesto? ¿Durante cuánto tiempo podemos mantener el mismo estilo de vida? ¿Cómo afrontar que las circunstancias cambian, y la gente que nos rodea y la relación que tiene con nosotros ya no va a ser la misma? ¿Hasta qué punto la manera en que contemplemos las cosas va a determinar cómo salgamos adelante? Y la más crucial de todas, ¿son éstas las preguntas correctas?

Frances Ha 6

Sin embargo, de manera sorpresiva y abrupta, el tramo final solamente puede describirse como autocomplaciente. No sabemos hasta qué punto Frances habría actuado así. Se brindan aparentes soluciones a su historia; amargas, puesto que no garantizan nada y no dejan de ser un punto y seguido falsamente alentador.

Frances Ha 8

Descarnada en su presentación de vicisitudes vitales, certera en su construcción psicológica, Frances Ha aborda desde la comicidad y una aparenta simpatía estas pequeñas tragedias personales. Es una película que en su discreción de cuento en blanco y negro narra, de manera económica pero efectiva, cómo la madurez no es sino un tránsito que cuando te golpea en la cara no tiene nada de divertido.

3-stars-out-of-5